POLITICAS PARA EL DESARROLLO SOCIAL PARA LIMA METROPOLITANA

Maritza Caycho

Directora General

maritza@alter.org.pe

1. ATENCIÓN INTEGRAL A GRUPOS VULNERABLES

El Gobierno Nacional ha establecido metas para las municipalidades en el marco del Plan de Modernización Municipal, asimismo, se ha previsto un  incentivo que asciende al 20% para aquellas municipalidades que orienten recursos al PAN (Programa Articulado Nutricional).

Asi también se ha planteado que el  Programa de Complementación Alimentaria (PCA),  será transferido el año 2011 a las Municipalidades distritales. Aproximadamente  el 34% de los recursos del PCA “Comedores” (sin considerar subsidios a comedores) se ejecuta en los distritos de Lima Norte[1].

De otro lado,  a partir del Censo 2007,  se ha identificado que 6[2] de los 9 distritos de Lima Norte (Independencia,  Los Olivos, Carabayllo, Comas, Puente Piedra y San Martín de Porres) se encuentran ubicados  dentro de los 100 distritos que presentan la más alta concentración de niños con Desnutrición Crónica Infantil. Ratificándose así, la importancia del volumen de población (concentración) destacado en reiteradas oportunidades por la MCLCP y las instituciones que la integran.

Frente a este problema, proponemos una política de atención a grupos vulnerables en distritos de Lima Norte, que articule la intervención de los gobiernos locales con el sector Salud y Educación, a fin de promover un modelo integrado de gestión del desarrollo social. El involucramiento  de las organizaciones distritales de Comedores, facilitarían  la implementación de la propuesta, debido entre otros aspectos al alto grado de legitimidad de las  redes sociales de OSB, asi como el hecho de ser esta parte de una propuesta de la Agenda de Lima Norte.


2.  ATENCIÓN INTEGRAL A JOVENES

Problema central:

Ausencia de mecanismos de participación ciudadana en las gestiones municipales que protejan a las distintas juventudes de  Lima y a la vez permitan una intervención de ellos en el desarrollo local, enfrentando los problemas cotidianos de las juventudes:

–        Abuso y sub empleo.

–        Marginación, discriminación y autoexclusión.

–        Incremento de ITS, VIH-SIDA, abortos clandestinos.

–        Educación deficiente, entre otros.

Objetivos de la política pública:

  • Promover la incorporación de las juventudes a la vida política, económica, social y cultural de la cuidad, incidiendo en el desarrollo local.
  • Promover el acceso a los servicios de calidad en materia de educación, salud y capacitación para el empleo por parte de las juventudes.
  • Constituir espacios físicos y mecanismos de participación para el fortalecimiento de las capacidades de las juventudes, motivando su intervención en los procesos de desarrollo local y consolidando su capacidad de decisión.
  • Fomentar la integración generacional e intergeneracional en la ciudad, concientizando sobre la equidad de género, la igualdad de oportunidades y los valores humanos.

Acciones y/o propuestas a desarrollar:

  • Implementación de un área física y de gestión (de línea) en las Municipalidades (Metropolitana y distritales) con capacidades de desarrollar acciones y articulación inter institucional.
  • Promover un espacio de dialogo y articulación inter institucional para la concertación y formulación de propuestas integrales con las juventudes hacia las juventudes.
  • Fomentar el agrupamiento y organización juvenil y la constitución de un        mecanismo de participación de las juventudes en los distintos niveles.
  • Formulación de propuestas de Ordenanzas y marco normativo para la consolidación de las intervenciones hacia las juventudes.

3. La Educación en Lima Metropolitana

I. PROBLEMAS

Lima es una gran metrópoli diversa y desigual, cuya fragmentación política genera una serie de  desequilibrios en la gestión de servicios públicos lo que termina afectando las condiciones de vida de la población.  Esta situación incrementa la fragmentación social que, sumado a la falta de una voluntad política democrática, limita las posibilidades de una visión compartida de la ciudad desde sus ciudadanos.  La educación y la cultura deberían contribuir tanto al desarrollo humano al que legítimamente aspira la población, como a la construcción de significados, valores y sentidos comunes para una ciudad más inclusiva.  Sin embargo existen claros vacíos en contar con políticas culturales democratizadoras y en la educación existen factores que pueden estar generando mayor desigualdad y segregación social.

1.- Desigual Calidad y limitada Equidad de la educación no brinda igualdad de oportunidades a estudiantes de los sectores populares de la ciudad

Lima Metropolitana, es la ciudad que concentra el mayor porcentaje de estudiantes matriculados (23.5%) y de docentes del país (37%); tiene como una característica importante la gran heterogeneidad del servicio educativo, encontrando que la mayor diferenciación en términos de calidad está vinculada a la diferencia entre escuela pública y privada, es decir está vinculada al nivel socioeconómico de las familias.  Un análisis mayor nos aproxima a identificar cómo se plasman territorialmente importantes déficit en calidad y equidad educativa que exige la atención de una gestión metropolitana.

En efecto, el porcentaje de población infantil que accede al sistema educativo en Lima llega a niveles altos en comparación con otras regiones del país: la matrícula en primaria llega al 94.1% de niños y niñas entre 6 a 11 años, mientras que en secundaria alcanza al 87.3% de adolescentes, llegando al 79,5% de cobertura en niños entre 3 a 5 años[3].  Sin embargo, si bien en términos porcentuales Lima Metropolitana tiene niveles altos de cobertura educativa, al ser la ciudad de mayor concentración poblacional del país hay en términos absolutos un considerable número de niños de la primera infancia así como adolescentes que no acceden al sistema educativo que resulta ser mayor que en otras regiones del país.

Territorialmente, la población escolar se concentra sobre todo en los ámbitos de crecimiento de la ciudad, como la UGEL 1 en el sur (20% de población matriculada); en Lima Norte la UGEL 2 (15.6%) y la UGEL 4 (14.1%); en Lima Este la UGEL 5 que abarca a San Juan de Lurigancho y el Agustino (14.6%) junto a la UGEL 6 de Ate Vitarte (13.6%); mientras que la UGEL 3 que abarca los distritos del centro de Lima concentra el 12.2% y la UGEL 7 en San Borja concentra el 9.9%.  Esta concentración escolar va de la mano con el crecimiento y dinámica que han adquirido las áreas de Lima, convertidas en los nuevos centros de la ciudad.  Esta realidad debe ser tomada en cuenta en relación con la inversión según territorios, toda vez que no necesariamente existe coherencia entre ambas.  Por ejemplo, el gobierno nacional ha invertido en los principales colegios emblemáticos, ubicados en su mayoría en la UGEL 3.  Sin desmerecer la necesidad de poner en valor estas instituciones educativas es necesario promover la inversión descentralizada con equipamiento que puede tener impacto interdistrital.

Por otro lado, la expansión del servicio educativo no llega en las mismas condiciones de calidad ni asegura similares logros de aprendizajes para los y las estudiantes de la ciudad.  Así si bien en Lima M. se alcanza niveles relativamente mayores logros de aprendizaje en el país en cuanto a comprensión lectora  (35,1% en nivel satisfactorio) y lógico matemática (18% en nivel satisfactorio) este promedio varía según distritos limeños.  Así, mientras en San Isidro y Miraflores los estudiantes de segundo grado de primaria alcanzan el 68,5 % y 62,9% respectivamente en comprensión lectora, en Ancón, Ate o Villa El Salvador, el nivel de suficiencia está entre el 24 al 27% [4], es menor al promedio metropolitano

Una de las diferencias importantes se encuentra entre los mayores logros de aprendizaje que alcanza la educación privada sobre la pública. La baja calidad y el consecuente desprestigio de la educación pública, ha llevado a muchas familias a migrar a la educación privada, expandiéndose aceleradamente en las zonas populares de Lima. Sin embargo, este sector es bastante heterogéneo en cuanto a calidad.  En las zonas urbanas populares se identifican diferentes condiciones de infraestructura, equipamiento, situación laboral del docente, e incluso las escuelas unidocentes multigrado existentes en estos ámbitos son privadas, por lo que la calidad educativa es muy variable así como su propia sostenibilidad financiera.  Ello es preocupante toda vez que la regulación que el estado realiza a este sector es limitada.

Se requieren cambios institucionales y pedagógicos para mejorar los resultados de aprendizaje y ampliar las posibilidades de niños y adolescentes en formación.  Sumado a ello es necesario atender las características socio-económicas de estas jurisdicciones, en tanto que se trata de condiciones de educabilidad que inciden en el aprendizaje, el cual no depende sólo del espacio escolar. “Si bien la educación es un factor de equidad social, ciertos niveles de equidad social, son necesarios para que sea posible educar con posibilidades de éxito” (Tedesco 1998).

Con una preparación de baja calidad, el horizonte que se bosqueja para un adolescente pobre de la ciudad es bastante complejo: las posibilidades de ingreso a la educación superior se tornan lejanas y son desventajosas las condiciones para ingresar al mercado laboral.  El abanico de oportunidades para estos jóvenes se reduce, en una sociedad en la que se promueve el consumo mientras la realidad se topa con las limitadas posibilidades.  Mientras tanto la ciudad toma distancia de los jóvenes de sectores populares, quienes son vistos con desconfianza.  No extraña por ello, que las agendas sociales de Lima Metropolitana prioricen la necesidad de promover la empleabilidad de los jóvenes, con mayores oportunidades educativas coherentes con el mercado laboral.

Existe una desigualdad de recursos, logros educativos y oportunidades, que no se resuelve bajo la lógica sectorial del gobierno central, ni puede ser abordado sólo desde un tratamiento fragmentado o sólo desde las posibilidades de las familias.  Se requiere una gestión metropolitana que pueda regular y coordinar el conjunto actuando sobre las disparidades existentes en el territorio y promueva políticas que generen un entorno educador e integrador.

2.- Mientras la Municipalidad de Lima Metropolitana no ha aceptado la transferencia de funciones, 11 municipalidades son parte del Plan de Municipalización de la Gestión Educativa fragmentando la gestión educativa en la ciudad,

Mientras que en el país hacia fines del 2008 la mayoría de gobiernos regionales ya había asumido la transferencia de funciones en educación, en Lima Metropolitana esta gestión se mantuvo en el sector educación, vale decir en el MED.  La Municipalidad Metropolitana de Lima y el Gobierno Central acordaron una estrategia diferente de gradualidad, elaborando un plan de acción cuya característica principal es que las funciones se transfieren a pedido de la MML y no por decisión del sector como ha sucedido con la transferencia a la mayoría de gobiernos regionales. Dentro de este Plan de Acción el cuarto grupo programado a transferir es el de educación, cultura, ciencia, tecnología, deporte y recreación.

Sin embargo si a nivel metropolitano no ha habido cambio alguno, paralelamente a nivel distrital se han dado importantes cambios.  Desde el 2007 cinco distritos de Lima Metropolitana[5] formaron parte del plan piloto de Municipalización de la Educación los mismos que han sido los primeros en ser calificados como viables técnica y funcionalmente para asumir la transferencia de la gestión administrativa. El 2008 incorporaron a cinco municipalidades más[6] tres de las cuales han sido declaradas viables técnica y funcionalmente. En tanto el 2010 se ha incorporado al distrito del Rimac. Dicho proceso se ha realizado desde el MINEDU con los gobiernos locales sin que exista coordinación alguna con el gobierno metropolitano.  De continuar esta tendencia sin una instancia regional se tiende hacia la fragmentación de la gestión educativa en Lima Metropolitana.

Reconociendo la valiosa y necesaria participación de las municipalidades en aportar a mejores condiciones para la educación en su distrito, es preciso reconocer que las municipalidades de Lima no tienen características homogéneas. Encontramos distritos con mejores recursos y pocas escuelas estatales así como distritos con menos recursos y más escuelas públicas y múltiples problemáticas.  Transferir la gestión administrativa, pedagógica e institucional a las municipalidades como plantea el Plan de Municipalización, sin evaluar efectivamente lo que ha significado lo avanzado en los casos ya transferidos es preocupante. La necesidad de una evaluación antes de expandir este plan ha sido recomendada por la Defensoría del Pueblo en su Informe 148, el Consejo Nacional de Educación y también lo ha propuesto el MEF en el anteproyecto de Presupuesto de la República 2011, sin embargo ello no se ha realizado.

Algunas autoridades ya han expresado su malestar debido a que aún no se les transfiere recursos para ejercer las otras funciones que en materia de gestión institucional y pedagógica debían asumir según los lineamientos de la municipalización[7].  Lo preocupante es que si en gran medida la capacidad de acción de estas municipalidades –y el éxito de este proceso- va a depender de las capacidades y recursos que tienen cada uno de estos gobiernos locales, se pone en juego la vigencia de un derecho tan valioso, cuyo financiamiento no puede residir en las posibilidades de cada territorio sino en las necesidades de gasto que implica la función. Transferir responsabilidades de gasto sin recursos, tal como señala la PCM, sólo genera que “la operación y mantenimiento de los servicios públicos se halle subfinanciada “.[8]

Lo particular es que en los últimos dos años, en el que se ha culminado la transferencia a la mayoría de Gobiernos Regionales –salvo LM- y se está trasladando responsabilidades a las municipalidades, el presupuesto que el Gobierno Nacional maneja para educación ha aumentado, implementando programas nacionales y aún administra los recursos para la educación de LM.

Siendo Lima Metropolitana una ciudad heterogénea y desigual, preocupa que estas desigualdades se profundicen más, en tanto no exista una instancia regional que gestione el conjunto en busca de mayor equidad y calidad, ni se establezcan prioridades educativas a este nivel.  Preocupa que en Lima se extienda una gestión distrital sin articulación con Lima Metropolitana cuando la educación es una competencia compartida cuyos problemas no pueden ser resueltos sólo por el nivel distrital, pues la gestión educativa involucra una cadena de responsabilidades tanto al nivel local, regional como al nivel central de gobierno.

II. COMPETENCIAS

En la Ley de Bases de la Descentralización N° 27783 (2002) se establece que las competencias de materia educativa son compartidas por los tres niveles de gobierno, es decir que existen responsabilidades compartidas en educación tanto a nivel nacional, regional como local cuya finalidad debe estar orientada a que los y las estudiantes logren aprendizajes de calidad y se desarrollen como ciudadanos.

Desde esta perspectiva, y tal como lo ha refrendado el Proyecto Educativo Nacional (PEN), el Ministerio de Educación asume una responsabilidad rectora y ya no ejecutora; los gobiernos regionales, en función a la Ley Orgánica de Gobiernos regionales (art. 47) asume la responsabilidad de definir y ejecutar las políticas educativas regionales, la articulación entre niveles de gobierno y la gestión de los servicios educativos en su ámbito.  En tanto el Gobierno local, también tiene competencias en educación en su ámbito (Ley Orgánica de Municipalidades- LOM, art. 82), aunque a este nivel se sobrepone las funciones del gobierno local con la que la Ley de Educación asigna a la UGEL, instancia del nivel de gobierno regional.

Lima Metropolitana, tiene una situación particularmente compleja dado su condición de Régimen especial.  Le corresponde competencias regionales, sin embargo mantuvo una doble estructura: mientras el Programa Regional de LM ha estado vinculado al proceso de la transferencia de competencias, la Municipalidad Provincial se ha mantenido en los marcos normativos de la municipalidad.  Por otro lado, en la LOM las funciones en educación no diferencian entre el nivel de Gobierno Provincial con el de Gobierno local.

Es claro sin embargo que el Gobierno Metropolitano debe asumir sus competencias regionales, sin embargo también es imprescindible delimitar concertadamente las competencias con los niveles de gobierno local y nacional.

Una valiosa oportunidad para avanzar en esta delimitación de responsabilidades en educación la posibilita la necesaria discusión en torno a la Ley de Organización y Funciones (LOF)del Ministerio de Educación, la cual debe modificarse a fin de adecuarse a la nueva Ley orgánica del Poder Ejecutivo, lo que implica delimitar las competencias que son exclusivas del Ministerio y aquellas que son compartidas con los otros niveles de gobierno e instancias de gestión.  Tal como lo establece la directiva de formulación de la LOF, el anteproyecto debe ser discutido con los distintos niveles de gobierno lo que abre la posibilidad de ordenar la estructura del sistema educativo en las distintas instancias de gobierno definiendo una matriz concertada de competencias y funciones donde se esclarezca la responsabilidad de cada nivel de gobierno.

El papel de la municipalidad no puede definirse de manera aislada al rol que complementariamente juegan los gobiernos regional y nacional, por ello debe darse en el marco del debate sobre la matriz de competencias y funciones y la Ley de Organización y Funciones del Ministerio de Educación.

III. PROPUESTAS

1.- Un Proyecto Educativo Metropolitano concertado

En el Corto Plazo

Asumir la construcción del Proyecto Educativo Metropolitano (PEM):[9] es preciso concertar prioridades educativas metropolitanas que permitan promover oportunidades para el desarrollo de capacidades de niños, jóvenes y adultos, de manera articulada al Proyecto Educativo Nacional y potenciando a su vez el aporte de los distritos.  El desarrollo educativo de adolescentes y jóvenes de Lima Metropolitana no se resuelve sólo en sus distritos de origen sino que compromete a otros distritos, hacia donde se movilizan en búsqueda de oportunidades educativas, en ese sentido se requiere considerar el espacio como un ámbito educador.

Promover un proceso de movilización para la construcción de PEM desde las áreas descentralizadas

Se plantea que el LM asuma el liderazgo regional en este campo promoviendo el diálogo y la construcción de consensos con los gobiernos locales, los docentes, los diferentes actores educativos y la comunidad.  Por ello se plantea que la elaboración concertada del PEM parta desde las áreas descentralizadas, desde donde se identifiquen prioridades interdistritales.

El proceso de planificación debe contribuir a la constitución de instancias de participación por área interdistrital que tengan representación en el COPARE (Consejo de Participación Regional en Educación).   Ejes para la constitución de estas instancias interdistritales pueden ser la Mesa de Lucha contra la Pobreza de Lima Norte, Este, Sur, así como otras instancias representativas de los distritos.  En estos espacios de concertación y de planificación, las UGEL pueden ser instancia de soporte pedagógico que aporte con diagnósticos y propuesta de prioridades, tanto a nivel local como interdistrital.

Se requiere que el PEM permita definir prioridades educativas en el sentido amplio de la educación que no sólo se refieran al campo de la educación formal de niños sino que también incluya a otros actores educativos (educación básica alternativa, la educación comunitaria, productiva; superior)  así como a otros actores de la comunidad.  Temas prioritarios se plantean en torno a educación y trabajo, así como la formación y promoción ciudadana.

2.- Gestión Metropolitana de la Educación

En el Corto Plazo

Lima Metropolitana en la Coordinación Intergubernamental

En tanto Lima M. es un Régimen Especial, se requiere que se incluya su participación en el los espacios de coordinación intergubernamental para el sector educación y los otros sectores[10]. Así en la Ley Orgánica de Funciones del Ministerio de Educación, debe considerarse que la coordinación no sólo es con los gobiernos regionales y distritales sino también con Lima Régimen Especial.

En el anteproyecto de LOF del Ministerio de Educación, no desarrolla las relaciones de coordinación y articulación previstas en el Art.1º del mismo.  Establece estas relaciones dentro del Consejo de Coordinación Intergubernamental (Art. 15º) que es para el tratamiento amplio del proceso de descentralización y sólo incluye de forma específica el Diseño Curricular Nacional (Art. 6º) en la “consulta”  a los GR y GL; lo que constituye un riesgo reducir sólo a un tema (DCN) así como el mecanismo previsto (consulta) ya que puede reducirse a sólo el envío de documentos o talleres informativos.  En ese sentido, se propone que se establezca la representación de LM en la Comisión Intergubernamental sectorial, específico para el tratamiento de la transferencia de las materias educativas.  Asimismo, se propone incluir en la alta dirección del MINED, junto a la presencia del CNE, una instancia encargada de la coordinación intergubernamental, considerando a la MML entre sus integrantes.

Definición concertada  de competencias compartidas para Lima Metropolitana

Junto a la aprobación de la LOF se debe definir una matriz de competencias para los niveles de gobierno. Es necesario debatir una matriz de competencias que establezca para el caso de LM – Régimen Especial las funciones de los niveles de gobierno distrital y el metropolitano, por ser un caso especial.  Ello es fundamental para la construcción de una gestión descentralizada de la educación articulada con los otros niveles de gestión.  Ello es necesario en el proceso de transferencia, en diálogo con los gobiernos locales, el MINEDU y la PCM.  Es preciso considerar en este debate el modelo de gestión que se construye y la necesidad de instancias  instancias descentralizadas interdistritales para la planificación, concertación y monitoreo.

Evaluación del Plan de Municipalización en Lima Metropolitana.

Se requiere evaluar cuáles son los resultados de la transferencia administrativa a cinco gobiernos locales, tal como lo ha planteado la Defensoría del Pueblo y el CNE, identificando cuáles son las condiciones o factores que favorecen o limitan la gestión educativa desde la municipalidad, en qué componentes del proceso educativo destacan, su incidencia en logros educativos tanto formales como no formales.  Asimismo, es preciso reconocer que el modelo planteado por el gobierno nacional de “municipalización” no es el único, pues la gran mayoría aporta a la educación desde otras formas organizativas junto con la sociedad local.  Esta evaluación debe aportar a la delimitación de funciones entre niveles de gobierno.

En el Mediano Plazo

Asumir la transferencia progresiva con claridad de funciones y recursos, considerando como un proceso no sólo desde el programa regional sino desde el gobierno de Lima Metropolitana integrada:

  • Claridad de Funciones: Desde matriz concertada de funciones con los otros niveles de gobierno
  • La identificación y cuantificación de recursos deben estar asociados a las funciones y procesos:  considerar Recursos Humanos, Infraestructura, Presupuesto, Bienes Muebles
  • Se requiere actualizar para ello el Plan de Acción de la Comisión Bipartita.

Construcción  de un modelo de gestión descentralizado, considerando áreas interdistritales para la planificación, concertación y monitoreo.

3.- Calidad y Equidad Educativa

El gobierno metropolitano en coordinación con los Gobiernos locales:

  • Incidir en las condiciones de educabilidad, Primera Infancia: Nutrición, salud, aprestamiento
  • Supone coordinación de Programas Sociales
  • Programas para Adolescentes y educación para el trabajo, vinculando oferta con demanda laboral, aportando a la actualización de los institutos y CETPROS.
  • Equipamientos educativos, deportivos y recreativos por  área interdistrital
  • Monitorear al Programa Estratégico de Logros de Aprendizaje desarrollado en Lima M.
  • Velar en coordinación con SINEACE, por estándares de calidad.
  • Desde el nivel formativo escolar, en los jóvenes y adultos, que propicie mayor integración y favorezca la participación ciudadana para la realización de las personas como ciudadanos y su comunidad.  La formación debe aprovechar los  espacios educativos formales, no formales e informales y debe convertir en educativos los espacios públicos.
  • Promover en estudiante, familias y comunidad el desarrollo de  nuevos estilos de vida y mejoren sus  perspectivas de habitabilidad con responsabilidad social e impacto  ambiental.
  • Uso del espacio público para diversas actividades culturales en forma programada y con movilidad metropolitana, que permita integrarse en diversos espacios del territorio de Lima
  • Impulsar los campos deportivos y espacios de recreación para niños y adolescentes
  • Complementa estos espacios con bibliotecas y salones culturales para el teatro, la danza y la música
  • Intersectorialidad para abordar la salud mental de los niños, adolescentes y adulto mayor
  • Un espacio propio y con enfoque de género  priorizando a las mujeres que requieren expresarse y socializarse en espacios comunes

4.- Lima Ciudad Cultural: Fortalecer la formación ciudadana, la identificación con la Ciudad y su sostenibilidad, la prevención de la violencia, la inclusión y equidad.


[1] Fuente: Asignación Histórica, PRONAA

[2] Fuente: CIAS- PCM

[3] Tasa Neta de Matrícula por Edad.  ESCALE – Ministerio de Educación. Indicadores de la educación en el País.

[4] Resultados de la Evaluación Censal en Comprensión Lectora 2009. Lima Metropolitana.

[5] Los Olivos, Surquillo, Surco, Miraflores y La Molina.

[6] Ancón, Breña, Pachacamac, Puente Piedra y Santa Rosa. RM. 0379-2008-ED

[7] El Alcalde de Surco Juan Manuel del Mar, ha expresado que lo transferido reduce la acción de la municipalidad a  establecer una ventanilla de pagos. Artículo de Manuel Iguiñiz. IDL.2009

[8] Informe Anual sobre la Marcha de la Descentralización 2008 y Propuesta de Agenda de Prioridades 2009

[9] Ley Orgánica de Gobiernos Regionales Art. 47, inciso b) Diseñar, ejecutar y evaluar el Proyecto Educativo Regional y Proyectos de desarrollo de cultura, ciencia y tecnología, y los Programas de desarrollo del deporte y recreación de la región, en concordancia con la política educativa nacional.

[10] El D.S. Nº 079-2009-PCM, Reglamento de Funcionamiento del Consejo de Coordinación Intergubernamental, incluye como integrantes a 12 Alcaldes Provinciales, 12 Alcaldes Distritales, al Alcalde del Callao y al Alcalde de Lima Metropolitana, en representación del Gobierno Local.  Esta presencia no se recoge a nivel de Comisiones sectoriales

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Áreas interdistritales, Ciudad, Gestión de ciudad, Maritza Caycho, Régimen Especial

2 Respuestas a “POLITICAS PARA EL DESARROLLO SOCIAL PARA LIMA METROPOLITANA

  1. Edilia Oré Mora

    mmmmhhh bien

  2. Edilia Oré Mora

    se debe hacer algo para mejorar la situación triste de la juventud…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s