PERSISTIR EN LA AGENDA DESCENTRALISTA

En un esfuerzo conjunto de instituciones y en especial de la Secretaría de Descentralización de la PCM se elaboró el Plan Nacional de Descentralización y Regionalización.  Ante el cambio de contexto político y los nuevos signos de recentralización, como el presupuesto nacional, los programas sociales, se hace aun más necesario su proceso de consulta pública nacional.

Persistir en la descentralización y regionalización no es para el país un tema solo administrativo ni coyuntural, es una de las reformas más importantes y tiene que ver incluso con sus posibilidades de desarrollo. Y es que el programa de ajuste estructural neoliberal implementado desde fines de la década de los ochenta y profundizada en los noventa, ha introducido también un nuevo régimen de acumulación de capital, que como diría Efraín Gonzáles de Olarte[1], tiene dos problemas estructurales: Su insuficiente acumulación y dualismo tecnológico por una parte, la divergencia regional y el débil desarrollo de los mercados por otra. La descentralización y regionalización tienen el reto de enfrentar esta realidad y avanzar hacia un desarrollo con equidad.

La apuesta por el desarrollo humano e integral en el Perú exige entonces fortalecer los espacios subnacionales, en un proceso de construcción de poderes locales y regionales, con capacidades, recursos y competencias, que permitan acortar las distancias de desarrollo de la zonas rurales con respecto al resto del País.

Que se avanzó en este aspecto?:

Este último proceso de descentralización iniciado el 2001 y 2002, significó algunos avances en este aspecto.  Con todas sus limitaciones, existe un marco normativo  que permitió la transferencia de funciones a los gobiernos sub nacionales e iniciar construcción de los gobiernos regionales; se han creado mecanismos de participación ciudadana y se ha retomado la función planificadora del Estado a través de los Gobiernos Regionales y Locales; la aprobación de la Ley de Mancomunidad Municipal ha permitido la conformación de mas de 100 mancomunidades municipales, como también permitirá lo mismo la reciente Ley de la Mancomunidad Regional.

Limitaciones :

Es indudable que una de las limitaciones es que se ha perdido el nivel de consenso inicial sobre el proceso mismo y mucho mas sobre su continuidad; otra limitación es que derivó de un proceso político a uno de carácter administrativo, que no ha permitido empoderar a los gobiernos sub nacionales en el manejo de sus territorios y menos en incidir en su desarrollo. Estas limitaciones no podían ser superadas debido a la poca importancia que le dieron los gobiernos de Toledo y García, restándole fuerza de conducción política con la desaparición del CND, la no aprobación de una nueva Ley de Descentralización Fiscal, el relativo o casi nulo apoyo a los procesos de reforma institucional regional y local, la poca importancia dada a la carrera administrativa en la gestión pública y las pocas capacidades técnicas y profesionales de los gobiernos regionales y locales para afianzar este proceso.

La amenaza descentralista:

El artículo completo puede verlo en www.alter.org.pe

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Autores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s